Gastronomía HIstoria de... Homepage

La etiqueta de vino: el mensaje en una botella.

bold magazine tendencias gastronomia salud gadgets mexico DF noticias etiqueta de vino

Reconozcámoslo: todos alguna vez nos hemos dejado seducir por una botella de vino que nos atrapa por su etiqueta. Ya sea su originalidad, su desparpajo, su forma, sus colores o incluso a veces, sin saber por qué, simplemente nos encandila y sentimos esa apremiante necesidad de saber si el producto dentro de la botella es tan bueno como el trabajo que se tomaron para diseñar su etiqueta.

[dropcap size=big]S[/dropcap]e sabe bien que el aspecto de un envase es esencial para llamar la atención de un cliente que, en muchas ocasiones, carece de información previa sobre el producto que está buscando. De hecho, y aunque no indique la calidad real del producto, la botella sí contribuye al éxito comercial. Es parte inseparable de la experiencia de compra de una botella de vino. Pero no sólo eso: la industria de la botella y de todos sus complementos (cápsulas, etiquetados, mallajes, etc.) conforma un arte complejo y apasionante que debería ser mejor conocido por el enólogo.

Hay quien sostiene que la apariencia de la etiqueta y de la botella en general es un factor  determinante en la percepción sensorial que el consumidor tiene al degustar el producto.

“El enólogo no sólo debe esmerarse en la consecución del vino de sus sueños, sino que tiene que conocer los secretos para transmitir al público esa ilusión depositada durante meses (incluso años) de duro trabajo.”

Y la etiqueta, como no, es un factor fundamental. Porque la etiqueta de la botella de vino es la tarjeta de presentación de la bodega. En ella informa de las características de un determinado vino: su graduación alcohólica, variedades, marca, indicación de calidad o lugar de elaboración.

Además, aporta buena parte de la personalidad del vino. Si pensamos en las demandas de un nuevo consumidor, que se enfrenta en los centros comerciales o vinerías especializadas con estanterías repletas y centenares de referencias, la etiqueta de la botella (así como la botella misma) es la carta de presentación, la primera impresión que obtiene el consumidor ante un producto que desconoce.

Y primera impresión, solamente hay una.

About the author

Gabriel Neffke

Geekie, foodie y amante del “bon viveur”. Entusiasta del aroma del café recién molido y fanático de un buen vino. Graduado como técnico electricista, continué mis estudios en el mundo de la informática y de la electrónica. Redactor. Mis tiempos libres los ocupo como profesor de informática y asesor tecnológico. Mis hobbies? Ejercer como desarrollador web y diseñador de poca monta. Hago las veces de community manager y se conoce que trabajo en una agencia de contenidos llamada Estudio Q. Autor de los libros “historias de bar” y “dos caminos”. Aunque quién sabe, debo confesar después de esta descripción tan abigarrada, que quizás no sea ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario.