Gastronomía News

Un restaurante diseña platos para foodies

restaurant para foodies instagram tel aviv Bodega Catit y Carmel Bold magazine 11

Eres un foodie y además un fanático de Instagram? Estás de enhorabuena!

Sabemos que no siempre es facil sacar una buena foto del plato que pediste. Apartando condiciones como la luz, el encuadre, el fondo de la mesa, el pulso ecléctico que algunos tenemos… todo influye para poder obtener la instantánea perfecta.

Es por eso que Bodega Catit y Carmel, un restaurante de Tel Aviv, se propuso facilitar esta tarea a sus comensales. El establecimiento, en colaboración con el proyecto Foodography, ha diseñado platos especiales que facilitan la labor de los foodies de inmortalizar una buena comida. Además de la exclusiva vajilla que cuenta con un soporte para colocar el teléfono para poder hacer las fotos, en la mesa cada cliente cuenta con un trípode de luz para que la comida salga perfectamente iluminada.

[RPG id=1610]

Uno de los platos que han diseñado se llama The Limbo y tiene una ranura en la que se puede insertar cualquier teléfono móvil de manera que queda sujeto en el ángulo idóneo para que el cliente no tenga que buscar el encuadre perfecto para hacer su fotografía.

Incluso, uno de los diseños permite rotar el plato y así poder obtener un timelapse del plato a 360º.

restaurant para foodies instagram tel aviv Bodega Catit y Carmel Bold magazine 11

Una iniciativa que choca contra aquella que hace poco escuchamos de varios restaurantes de New York que prohibían a sus clientes sacar fotos de la comida (algo drástico para mi entender, no?).

Qué crees? Está mal sacarle fotos a la comida, dejando que se enfríe (echando abajo gran parte de la labor del chef) y dejando de prestar atención a quienes nos rodean, o es una manera de resaltar los buenos platos y el amor por la buena comida? Digan lo que digan, con este tipo de iniciativas, los foodies estamos de enhorabuena.

 

Tags

About the author

Gabriel Neffke

Geekie, foodie y amante del “bon viveur”. Entusiasta del aroma del café recién molido y fanático de un buen vino. Graduado como técnico electricista, continué mis estudios en el mundo de la informática y de la electrónica. Redactor. Mis tiempos libres los ocupo como profesor de informática y asesor tecnológico. Mis hobbies? Ejercer como desarrollador web y diseñador de poca monta. Hago las veces de community manager y se conoce que trabajo en una agencia de contenidos llamada Estudio Q. Autor de los libros “historias de bar” y “dos caminos”. Aunque quién sabe, debo confesar después de esta descripción tan abigarrada, que quizás no sea ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario.